Tu herida

Las personas que te rodean son el espejo que refleja tu herida.

Quienquiera que se acerque a ti y te haga saber a dónde están tus heridas

te está haciendo un gran favor.

Esa persona está dirigiendo tu atención al lugar en el que tienes una herida

que quizá no supieses qué tenías.

 Puedes decir:

«Gracias por ser un espejo y permitirme ver mis heridas».

Miguel Ruíz

mujeres
Anuncios
Esta entrada fue publicada en *baúl con herramientas, *conciencia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s